3.2.06

IMAGINAS QUE TE IMAGINO

¿Cómo te imaginas que te imagino?
Te leo a través de las letras que tú decides escribir para contarte, así que eres tú quien da forma a la forma en que te veo, a golpe de abecedario.
Puede ser que lo que leo que eres sea el retrato de alguien que no eres pero que has decidido ser para mí, de algún modo, ese eres tú, porque lo has decidido tú, has decidido ser así al menos durante el tiempo que pasas conmigo.
Puede que tus dedos amordacen tus defectos intencionadamente, que los escondan bajo siete llaves porque no están orgullosos de ellos, pero ese tú que yo imagino sin esos defectos que me ocultas, también eres tú, porque has decidido que no participen en la parte de tu vida que transcurre junto a mí. Y a veces ocurre eso que te desazona, algunas de esas cosas que decides ocultar consiguen seguro escurrirse entre tus líneas, entre lo que decides escribir, incluso entre lo que decides que no salga escrito.
Puedes imaginar cómo me imagino yo lo que no leo, qué es lo que imagino que ocupa esos espacios que quedan en blanco pese a que los llenes con letras que callan, que imagines que termino encontrándote cada vez que te escondes en un engaño o en un silencio, pese a que no sepas nunca a ciencia cierta si he acusado el engaño o el silencio. Y puedes estar imaginando que imagino bien, que pese a que no te cuente lo que imagino, acierte imaginándote. O no, puede que imagines que las formas que tú me proporcionas tienen en mi imaginación otras dimensiones, otras características que no son las tuyas, que yerro al imaginar que te he encontrado cuando te has escondido de mí.
Puedes mentir cruelmente para engañarme, fingir, ser conmigo lo contrario de lo que eres día a día para sonreír con cada triunfo que crees conseguir cuando, observando desde fuera, imaginas cómo te estoy imaginando. Puedes mover las letras como piezas de ajedrez imaginándote con regocijo que mi imaginación se aleja muy mucho de quien realmente eres y que las últimas palabras que utilices para contarme cómo eres sean “jaque mate”.
Ciertamente mis ojos y su particular modo de mirarte también participan en esto del modelaje de tu persona, pero ellos sólo modelan la arcilla, las piedras y la arena que tú les proporcionas, sin eso, no hay nada que mirar siquiera. Puede que otros ojos con otro mirar distinto varíen las formas de tu imagen, sí, pero la materia prima y sus primeros bocetos están hechos por ti, con los materiales que decides aportar tú, y hasta con los que no decides aportar, con las formas sinuosas que tú decides que han de tomar ante mis ojos.
No te engañes.
El que he visto eres tú, es el “yo” que has elegido ser conmigo. De lo contrario no sabrías como utilizar el cincel, las letras o el tablero de ajedrez.
Tú eres el responsable de que te imagine como te imagino.
Y el único responsable de cómo te imaginas tú que te imagino yo eres tú.

©Glauka-2006 Imaginas que te imagino

8 Comments:

Anonymous Inma dijo ...

Me ha encantado el post..Es absolutamente revelador leerlo, a medida que lo hacía no podía dejar de asertar con mi cabeza..Mostramos aquello que queremos, una identidad a la carta.Es mucho mejor ser totalmente sincero/a, por nosotros mismos y para no engañar a nadie..

Muchos besitos

3/4/06 23:19  
Anonymous Anita tormento1 dijo ...

Estoy un poco harta de las modificaciones de blogs. Ahora me han añadido un uno al nombrecito...y no lo puedo quitar...vaya cuatro días de cosas raras en los blogs...
Bueno, a lo que vamos.
Este post es muy interesante y se presta a la disección. Pero no lo voy a hacer.
Si alguien te ofrece material para que tú construyas, construye. A mí me parece un regalo digno de tener muy en cuenta. Tú harías lo mismo? Piénsalo.
Besos

3/4/06 23:19  
Anonymous Anita Tormento dijo ...

Ves? ahora sí me deja poner el nombre. Es de locos, vamos
Bueno, pues besos de nuevo, no te libras.

3/4/06 23:20  
Anonymous Bridgetmanson dijo ...

de alguna manera, nos miremos o no, imaginamos lo que queremos con las herramientas morales o visuales que tenemos de la otra persona y siempre tendemos a imaginar lo que realmente nos gustaria imaginar de la otra persona cuando, en definitiva, la realidad es mucho mas emocionante y la imaginacion solo es buena para ciertos jueguecitos eroticos...

besotes guapa


http://memoriasdeotto.blogspot.com

p.d.: menos mal que merece la pena leerte pq he liado una para poder dejarte la notita...

3/4/06 23:20  
Anonymous Anónimo dijo ...

Hola! sólo quería decirte que me encanta tu blog! en el mío tengo el mismo fragmento de Lucía Etxebarría de "Amor, prozac..." De hecho lo he puesto ahora mismo (tengo el libro, pero como no encontraba en que capítulo estaba lo he buscado en google y he dado con tu blog). Si te apetece hazme una visita y déjame un comentario en mi libro de visitas, ok? Besos.

3/4/06 23:21  
Anonymous Nicolás dijo ...

Excelente. Lo has descrito muy bien. Pero no olvides que todos somos lo que otros quieren, o pueden ver... y que somos distintos para personas distintas, que lo que somos para nosotros no tiene por qué coincidir con la opinión de nadie.

3/4/06 23:22  
Anonymous Elisabeta dijo ...

inteligente observación, asi es,somos lo que deseamos que vean de nosotros,mostramos en los blogs facetas de nosotros,elegimos ser un "yo", que quizás no es la suma de todos nuestros yo..o quizás si...Un besote

3/4/06 23:22  
Anonymous elbucaro dijo ...

No estoy totalmente de acuerdo contigo. Cierto que en lo que lo demás imaginen de nosotros influye lo que escribamos, pero también influye la experiencia que tenemos cuando al leer a alguien nos dibujamos su persona. Un besote.

3/4/06 23:23  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Powered by FeedBurner